Lo único que me queda por decir, es lo que debemos tener presente siempre; veamos lo que hay en internet pero con un espíritu crítico, porque muchas veces nos venden ‘gato por liebre’ o como pasa en la TV ‘pescado podrido’ con cámaras ocultas (al público, no al entrevistado) que nos llenan la cabecita con cosas que no siempre son ciertas, sino verdades distorsionadas o parciales, por no decir mentiras.