REVIVIR UN TRESILLO


Queremos dar una nueva oportunidad a este bonito sofá.
En primer lugar, limpiaremos la madera y la lijaremos con una lana de acero.


El tapizado no se puede recuperar. El tiempo lo ha dejado sin color. Así que procedemos a quitarlo con cuidado y a retirar las chinchetas una a una. Éstas están en parte oxidadas y tampoco las podremos utilizar de nuevo.

Una vez limpio le damos una mano de pintura blanca.

Por último, le pasamos una lija para que el color de la madera aflore en algunas partes y el blanco no sea uniforme. Y sólo nos queda escoger una tela para el tapizado. En este cado, un terciopelo negro para hacer contraste con el blanco. Este es el resultado final.

Anuncios